martes, agosto 13, 2013

EL NACIMIENTO DE LA MUERTE

Con referencia al arcano trece, la muerte, y para ampliar el panorama, pongo a disposicion de los lectores el pensamiento que da cuenta C. Jung sobre aquella en ALMA Y MUERTE, un capitulo de su obra DINAMICA DE LO INCONSCIENTE.
En este texto Jung analiza y describe la actitud del hombre contemporaneo frente a la muerte.  

Tenemos miedo a la vida o a la muerte ... 
Entendemos a la muerte como un final abrupto y sin sentido. Afirma en su obra, que los jovenes que solian temer a la vida, es decir, no tomaban riesgos, no desarrollaban sus potencialidades o huian de los desafios que se les presentaban se convertian luego en los viejos que tenian miedo a la muerte. Quiere decir que en ninguna de estas dos instancias estaban de acuerdo con las exigencias de su tiempo natural. Cuando debian construir su propia personalidad y proveerse de un lugar en el mundo se retraian, luego cuando debian desapegarse se aferraban aun mas. 

Que es la vida ...
Es un proceso energetico como cualquier otro. Como todo proceso es irreversible y tiene una meta. Dice Jung estamos tan convecidos de que la muerte es un final abrupto sin sentido que nos arrebata de todo aquello que construimos y amamos, que no podemos verla como el objetivo o meta de una vida. 
Con la misma intensidad y fuerza irresistible con que la vida toma la cuesta arriba hasta los primeros cuarenta años de edad toma luego la cuesta abajo en los restantes años. Sin embargo, segun Jung la curva psicologica de la vida no coincide con la ley natural o curva biologica. Siempre quedamos detras de los años pasados, la infancia, la adolescencia, etc. Es como si quisieramos detener el tiempo. Si en la curva ascendente nos hemos estancamos por miedo en algun escalon hemos aprendimos entonces que la vida se impone, y no nos espera, del mismo modo que se impondra la muerte. Asi en esta postura nuestra conciencia esta en el aire. Perdimos el suelo. Porque Jung que el suelo nutricio del alma es la vida natural, quien no acompañe su proceso estara paralizado y suspendido en el aire. Nos convertimos en fantasmas que miran hacia atras, nos desconectamos del presente sin poder establecer una relacion viva con el y no nos preparamos para lo que vendra. En la hora secreta de la vida se invierte la parabola, se da el nacimiento de la muerte. No querer vivir significa lo mismo que no querer morir. Nacer y morir forman parte de la misma curva. 
El nacimiento del hombre esta lleno de sentido, por que no su muerte ... El joven se prepara para vivir una vida individual por que no podemos prepararnos para morir ... Es tan neurotico no acomodarse a la muerte como objetivo que reprimir en la juventud las fantasias respecto del futuro. 

Ser viejo en nuestra cultura 
Es tremendamente impopular dice Jung, aunque paradojicamente nuestra longevidad es propia de nuestra civilizacion, nuestra conquista. Queremos vivir eternamente y jovenes. En sus viajes por el Africa oriental Jung dijo haber visto pocos ancianos pero tan conectados con su edad cronologica que parecia que siempre habian sido viejos. Nosotros por el contrario somos algo parecido a lo que realmente somos. Es como si nuestra conciencia se hubiese apartado de su base natural y ya no supiera bien que hacer con el tiempo. Nos volvimos arrogantes a un punto tal que creemos que la vida es una mera ilusion que podemos cambiar a capricho. La muerte le sucede a los otros, es un umbral que ellos cruzaron y que vemos como una realidad tangible pero ajena, y en el mejor de los casos lejana. 

Vida antes y despues de la muerte 
No puedo afirmar dice Jung que la muerte sea un segundo nacimiento y que haya vida despues de la tumba. Si existe un consensus gentium que tiene interpretaciones acerca de la muerte, las religiones de la tierra son sistemas de preparacion para aquella. 
La naturaleza se prepara el final, los animales presientes su propia muerte, y buscan un lugar para morir. No pueden prepararse a conciencia porque obviamente no la tienen. En el caso del humano mas que nuestra conciencia se niege a la realidad la naturaleza nos prepara para ello igual. El hombre mayor dice Jung tiene mas recuerdos y anticipaciones de futuro que el joven, piensa y habla mas de la muerte. Por otra parte, al alma poco el importa la realidad de la muerte. Segun la experiencia de Jung en los pacientes proximos a morir, el final se manifestaba mediante simbolos con los que se insinuan en la vida normal los cambios de estados psicologicos, sueños de traslados, viajes, etc. O sea la muerte comenzaba mucho antes que la real, incluso un año antes. 

El devenir de la vida 
La propuesta de Jung es por de mas coherente pero muy dificil de aplicar para el hombre de hoy: vivir y saber morir con la vida, que tarea ... Como podemos encontrar el sentido en nuestra muerte de modo que lo podamos capitalizar en nuestro presente ... Quizas aflojando nuestras cargas, dejando de ser esclavos de las exigencias del ego, asumiendo cada etapa de la vida con dignidad y serenidad, soltando lo banal, en fin, disponiendo y reconectandonos con nuestra alma para nuestra Iniciacion mas importante. Buen viaje.