miércoles, octubre 31, 2012

La Templanza: El Angel Alquimista


PALABRAS CLAVE: EL PUNTO JUSTO – MODERACIÓN – ALQUIMIA – CIRCULACIÓN – FLUIDEZ – CALMA – DESTREZA - CAUTELA - CONFIANZA - PAZ - AMOR UNIVERSAL


Cuando era chica mis padres solían decirme que todo tenía solución menos la muerte, y es cierto la muerte es inevitable, inexorable, y una vez instalada no tiene remedio. Sin embargo, esa era solamente una mirada que se quedaba en lo ya no existente, en lo que se perdió y nunca más va a regresar. Afortunadamente, al arcano numero trece le sucede la Templanza, quien va a realizar la magia de transformar lo muerto en una energía vital, quien va a demostrarnos que lo que tenemos por muerte no es más que un renacimiento, una transformación y finalmente nada se ha perdido realmente, simplemente ha tomado otra forma.
¿Quién es entonces este ángel que se nos aparece así? Ciertamente es una visión mucho más amorosa y agradable que la del esqueleto de la muerte que nos provocaba horror. Su sola imagen nos produce una sensación de paz. El tarot marsellés nos ofrece la figura de un angel que intercambia agua a través de dos cántaros. La primera imagen que se nos representa tiene que ver con el signo de Acuario, simbolizado por el hombre que derrama el cántaro y lo vierte a favor de la humanidad. Acuario tiene que ver con la circulación de las ideas nuevas, que vienen a desplazar a las estructuras antiguas que se habían construido en Capricornio. Estamos frente a una energía colectiva más que individual, aquí nuestro héroe empieza a verse a sí mismo como parte de un todo que lo abarca y lo contiene.
Dice Sallie Nichols que el Angel de la Templanza es una figura crucial en la secuencia del tarot, ya que comprenderla nos va a permitir seguir avanzado en nuestro camino de evolución hacia los demás arcanos. Podemos pensar en mucha cantidad de opuestos que se encuentran en esta figura, el rojo y el azul simbolizando la carne y el espíritu, el ying y el yang, etc. Sin embargo quien realiza esta alquimia no es ni siquiera una figura humana, es el angel como energía mediadora quien con sumo cuidado y moderación va a proceder a mezclar el fuego con el agua y a producir esta nueva energía. Aquí no hay lugar para la participación del ego. “Desde siempre – dice Nichols – los ángeles han sido mensajeros alados del cielo, significando psicológicamente con ello que representan la experiencia interior de una naturaleza numinosa que conecta al hombre con el mundo arquetípico del inconsciente”. Estas son la visiones que se nos aparecen en nuestra vida en forma de sueños, corazonadas, frases, y que tienen por objetivo el guiarnos en el camino de nuestra evolución. Estas experiencias marcan giros cruciales en nuestras vidas. Sin embargo, el angel de la templanza no hace estruendo, hace su trabajo cautelosamente pero con fuerte presencia, para demostrarnos que aunque hayamos estado demasiado ocupados en nuestros asuntos terrenales, o alimentando la tiranía de nuestro ego, el siempre ha estado ahí para nosotros. El angel viene a traernos un mensaje y cuánto lo necesitamos después de todo lo vivido en el arcano anterior: la muerte nos despedazó, nos despojó de lo que creíamos “nuestro”, nos dejó desolados, aturdidos, desesperanzados, totalmente a oscuras. Viene a restaurar lo que puede ser transformado. “Paciencia y fe” dice Nichols “Hay potencias que trabajan en el universo y ti mismo y que se encuentran más allá de la experiencia cotidiana. Cree en esas corrientes profundas de la vida y déjate arrastrar por ellas”. Este es el mensaje que nos trae. Un mensaje de esperanza, de paz, de amor y de sanación.
La idea del infinito y de la unión de los opuestos se había hecho presente en el sombrero de El Mago y de La Fuerza, aquí se encarna en los dos recipientes por los que circula una nueva energía vivificante que comienza a fluir en otra dirección.
Dice Sallie Nichols que La Muerte nos enfrentaba con el tiempo, pero a la vez llevaba a nuestro héroe a una dimensión atemporal si es que podía enfrentarse a esta realidad, La Templanza establece una conexión entre el mundo temporal y el mundo de lo eterno, lo conecta con lo sagrado. De esta manera nunca más volverá a sentirse solo. En realidad la ayuda del angel no es algo meramente simbólico sino que verdaderamente es necesaria su presencia para que el mundo del inconsciente y de la conciencia no se invadan y se sucedan hechos desafortunados.
Templar significa buscar el punto justo, el equilibrio pero hace falta calma y paciencia para llegar a ese punto, además de destreza. Ciertamente no es fácil: no perder la calma en el mundo en que vivimos y por sobre todo confiar en lo que la vida se lleva y en lo que nos traerá. Mediante el tránsito de la muerte aprendimos a despojarnos, pero aunque haya sido una experiencia desgarradora este Arcano nos brindó su presencia amorosa. Nos propone entonces confiar, dejarnos sanar así cuando nos enfrentemos a nuestro próximo arcano El Diablo, El Enemigo, El Angel Oscuro podamos contemplar su rostro sin temor y con todo el amor que aprehendimos hará que de tanta oscuridad pueda finalmente emerger mucha luz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario