martes, octubre 30, 2012

El Emperador: Padre y Gobernante

Palabras clave: PADRE – LÍDER – LA LEY – EL ORDEN – LOGROS MATERIALES – LA PALABRA


Se corresponde con el número cuatro. Es el principio activo, masculino por excelencia, es quien ha venido a poner orden al jardín de la Emperatriz que si se la deja lo puede convertir en una selva. En definitiva a buscar un lugar en el cual construir su imperio y lo va a proteger. Creará, inspirará, liderará y defenderá la civilización.
Entramos ahora en el mundo civilizado del imperio conciente. Aparece el mundo patriarcal de la palabra creadora, donde se inicia la ley masculina del espíritu sobre la naturaleza. Esta ley es la encarnación del Logos o principio racional, que es un aspecto del Padre. El ordena nuestros pensamientos y energías conectándonos con las energías prácticas.
Es mucho más humano que la Emperatriz, más accesible a la conciencia. Se encuentra sentado, airoso, y relajado, con las piernas cruzadas, mostrando una visión de su perfil izquierdo, sólo un gobernador puede arriesgarse a mostrarse de ese modo. Este es un reino de paz, el no lleva espada. Su escudo lleva grabado el águila de oro. Es un guía práctico que conecta abiertamente con la humanidad y sus actividades. Para mantener esta idea lleva su casco, una protección para la cabeza, ese casco se repite la ornamentación de su escudo y de su trono, sostiene un cetro que es una esfera con forma de cruz en su mano derecha que es más grande que la mano izquierda, lo que sugiere que con su derecha ha empuñado la espada y ganado varias batallas. Su reino se ganó a base de lucha y esfuerzo. La lucha del hombre por la conciencia nunca es fácil. Abandonar el mundo protegido de la madre para conquistar nuestra individualidad, asumir las responsabilidades de la adultez es duro. Psicológicamente el papel del padre es arrancar al hijo de las garras de la madre y lanzarlo al mundo para que encuentre su lugar y siga su destino. Jung dice que la madre es transformadora de la vida psíquica del niño, el padre lo conecta con el deber ser. El padre es quien nos pone límites, nos incita a construir, a conquistar nuestra independencia económica. Aquí la figura del Emperador es algo más amplia ya que el es el padre de una comunidad, de un clan, de una nación.
El Emperador guarda relación con la Emperatriz, es su pareja. Esto significa que para ser un buen emperador también es necesario poder integrar lo femenino.
El lado sombrío del Emperador, también representado por el águila como ave rapaz, tiene que ver con los abusos de poder, la tiranía, el autoritarismo, cuando el derecho divino a gobernar se corrompe y se transforma en el poder del ego.
El número cuatro representa la materia, la estabilidad al igual que la cruz del cetro. Simboliza la plenitud, el orden, la ley. Numerológicamente hablando marca el fin de ciclo y nos prepara para uno nuevo. En geometría es el rectángulo. Vivimos entre cuatro paredes porque nos dan sensación de seguridad y estabilidad.
El Emperador proporciona permanencia, estabilidad y perspectiva. Está ahí como la cabeza visible del estado y representa el principio del cual dependen la fertilidad y el bienestar del reino. Es el logos, la palabra, en el principio era el Verbo, dice la Biblia. Luego el poder del Verbo pasa a manos de la humanidad. Las palabras son la base de cualquier sistema civilizado. Nos permiten expresar nuestras ideas, clasificar, separar, ordenar, transmitir nuestras experiencias a los demás.
El Emperador reina a través de la verdad, del logos del pensamiento a diferencia de la Emperatriz que está conectada con el eros y con el sentimiento. Para ella es hecho primordial es el hecho interior. En todos los trabajos creativos es útil llamar a estas dos poderosas figuras, pero nunca hay que hacerlo simultáneamente. Por ej. durante la lo que llamamos la fase creativa de la Emperatriz, cuando las imágenes y las ideas fluyen es mejor dejar al emperador apartado, luego más tarde podremos incluirlo para que nos ayude a dar forma a este proyecto.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario