viernes, octubre 02, 2009

rueda de la fortuna - cambios

La diosa de la fortuna trae bendiciones y dificultades. Nada es eterno. El tiempo es circular, cíclico.
El destino es madre, mujer, ella es la vida y la muerte. Es Hécate decidiendo qué nuevo habitante va a vivir en el hades. Es el ego sometiéndose a las experiencias de la vida y a los pares de opuestos: tristeza-alegria, placer-dolor, luz-oscuridad.
La rueda nos enfrenta con un interrogante, ¿cómo nos relacionamos con la experiencia? ¿somos introvertidos o extravertidos? ¿vivimos siempre situados en el afuera, sometidos a los vaivenes del entorno?, ¿somos libres o esclavos? Estar centrados es la propuesta de este arcano, de esa manera podremos tener la serenidad y la templanza para asumir los cambios ya sean beneficiosos o no (el hombre no solo se desestabiliza con los fracasos, también con los supuestos "exitos").
El héroe no puede vivir eternamente en la montaña. El es el héroe conectándose con su sabiduría interna. En este tiempo de espera, el debe aprender de sus errores, asimilar las lecciones del anciano sabio y partir.