viernes, octubre 02, 2009

la fuerza - pasion

Una de las lecciones que tiene que aprender el héroe es lograr un vínculo equilibrado con su bestia interna. Su libido, su energía vital debe ser canalizada apropiadamente.
El león puede ser una fuerza destructiva o protectora, depende de cómo se utilice.
En el tarot de Crowley este arcano se llama Deseo. Es el motor que no mueve, pero al mismo tiempo nos somete.
Mujer y bestia, bestia y mujer. Ambas parecen estar en medio de una lucha de poder. Sin embargo, la mujer tiene el control aunque lo ejerce con cuidado. Es el poder ejercido armónicamente, sin violencia.
La bestia guiará al héroe en su camino, podrá olfatear la adrenalina del oponente, su miedo, y al mismo tiempo generara en los otros: respeto, cuidado. Le dará la energía cuando el camino se presente demasiado escarpado, lo conectará con la vida cuando el deseo de muerte se haga presente y el héroe esté a punto de claudicar, lo revitalizará llenándolo de un poder que lo dejará asombrado. En sus horas oscuras peleará con la fuerza de un león para conquistar su conciencia.