viernes, octubre 02, 2009

el ermitaño - peregrino

El guerrero de El Carro hizo una toma de conciencia mediante el juicio de La Justicia. Salio a la conquista de su ser, se lanzó a la aventura. Ahora necesita peregrinar, encontrarse con su propia luz para seguir conquistando su conciencia, tiene que escuchar los sabios consejos del anciano, aquel que ya ha trascendido la dualidad, y hoy puede ser luz para los otros.
Sube a la montaña a conectarse con los dioses. Es de noche, pleno invierno, estacion que nos vuelve introspectivos. El Ermitaño no lleva las ropas del Hierofante ni sus atributos de poder, no las necesita, su túnica es gris y denota el paso del tiempo, su cetro es un simple cayado de pastor. El se ha desapegado de las cuestiones del mundo, el universo está en él.
Necesita meditar, reordenar prioridades, pasar un largo tiempo con el mismo. Sin embargo, el héroe no puede vivir eternamente apartado de los demás. El tiempo del retiro termina, se impone el cambio que traerá "La Rueda de la Fortuna"