sábado, octubre 03, 2009

el diablo - angel caido

La Templanza es integracion. El Diablo división, apego. Cielo e infierno, dos caras de una misma moneda.
Sombra, apego, emociones primitivas. El estado de conciencia de El Diablo somete, atrapa, paraliza. El en si mismo es confuso y confrontativo.
Representa los complejos que se arraigan en la sombra de la psiquis, en el inconsciente personal y que actúan autónomamente.
Si en el arcano anterior la alquimia no se pudo realizar, no se pudo discernir qué sirve, qué hay que desechar, qué se puede transformar, en el Diablo el apego se agudiza.
La Templanza es un estado de calma, paz, equilibrio. Un tiempo de sanacion, de retiro. Sin embargo, no se puede vivir eternamente en los brazos del ángel. El ángel caído, El Diablo, nos pone otra vez en el ruedo para enfrentarnos con nuestros aspectos oscuros, no integrados, rechazados y negados por nosotros mismos, para así poder transformar finalmente la oscuridad en luz.